Suspendida temporalmente la ejecución por lapidación de Sakineh Mohammadi

Hace algo menos que un mes publiqué en este blog la noticia de la que hacia eco Amnistia Internacional sobre la lapidación de la mujer iraní Sakineh Mohammadi.

Sakineh Mohammadi Ashtiani, madre de dos hijos, está presa desde 2005. En mayo de 2006 fue condenada a recibir 99 latigazos por mantener una “relación ilícita” con dos hombres. Con posterioridad, fue declarada culpable de tener una “relación extramatrimonial” y condenada a morirpor lapidación.

En el juicio, dos de los cinco jueces del tribunal la declararon inocente, señalando que ya había sufrido una condena de flagelación y que no había pruebas suficientes de adulterio contra ella. Sin embargo, los otros tres, incluido el presidente del tribunal, la declararon culpable basándose en el “conocimiento del juez”, un principio de la legislación iraní que permite a los jueces adoptar una decisión en relación con la culpabilidad del acusado, aun en ausencia de pruebas claras o concluyentes.

El Tribunal Supremo confirmó la condena a muerte por adulterio el 27 de mayo de 2007. El pasado 4 de agosto, el Tribunal Supremo comenzó una nueva revisión de esta condena a muerte, aunque tal medida parece tener únicamente por objeto reducir la presión internacional sobre las autoridades. La condena de lapidación sigue en vigor, por lo que Sakineh Mohammadi sigue estando expuesta a ser lapidada en cualquier momento

El 11 de agosto, la televisión pública de Irán emitió una “confesión” de Sakineh Mohammadi, en la que parecía implicarse en el asesinato de su marido. Las autoridades iraníes han utilizado reiteradamente “confesiones” televisadas como esta para inculpar a personas ya detenidas. Todo parece indicar que las autoridades iraníes han orquestado esta “confesión” y que están inventando nuevos cargos por el asesinato de su esposo. Según informes, Sakineh Mohammadi Ashtiani podría haber sido sometida recientemente a tortura u otros malos tratos.

La ejecución por lapidación de Sakineh Mohammadi ha sido suspendida temporalmente por el Poder Judicial y no se encuentra ya en riesgo de ejecución inminente. Sin embargo, Amnistía Internacional considera este anuncio insuficiente, ya que la suspensión puede levantarse en cualquier momento, y pide que la condena sea conmutada.

Para parar la lapidación tu firma sigue siendo importante.

Escrito en DDHH, mundo. 1 comentario