Euskal selekzioaren alde!

El otro día estuve con mis compañeros de Gazte Abertzaleak y Eusko Alkartasuna en la manifestación que se celebró en Bilbo convocada por Esait.

Miles de personas nos dimos cita en la Plaza Donostia de Bilbo con un solo objetivo, la oficialidad de la selección vasca, pese a las polémicas estériles que se ha hecho acerca del nombre de la selección, que claro que el nombre tiene su importancia, pero lo que verdad queremos es dar pasos importantes y firmes a favor de la oficialidad. Es curioso que se diga que la selección de Euskadi no haya jugado este año, cuando este fin de semana ha estado jugando la selección de Euskadi avalada por la Federación Vasca de Fútbol en las categorías sub 14 y sub 18 y curiosamente esa selección se ha enfrentado en el mismo grupo a Navarra, por lo que el partido de la selección de Euskadi que tanto defiende el PNV se ha celabrado y han sido unos encuentros regionalistas dentro de España, algo que dista mucho de nuestra intención, no creo que hubiera sido lógico que la selección absoluta jugarán jugadores de los siete herrialdes mientras en el fútbol base se esten enfrentando entre sí, y solo los jugadores de CAV juegan con la camiseta y el nombre de la selección absoluta.

n616397083_1306521_3932

Por otra parte si hubo otro partido que estuvo en las calles de Bilbo, donde se reivindicó una única selección para todos.

Feliz 2009 y felices fiestas

Ya sé que os he tenido un poco descuidados pero a partir de mañana vuelvo a tope con el blog.

ETA vuelve a dar la espalda a la sociedad vasca

Una vez más la barbarie se ha manifestado en nuestra tierra, pero la condena, el rechazo a este vil atentado se ha adueñado una vez más de las calles vascas, ante una ciudadanía que esta harta de estos hechos, que no ayudan a construir sino a destruir.

Este atentado que ha costado la vida a Ignacio Uria Mendizábal choca en contra del deseo de la inmensa mayoría de la sociedad que no comprende que alguien mate en su nombre cuando día tras día se le ha exigido a ETA que deje de una vez y para siempre las armas, careciendo así de legitimidad alguna.