Ni un solo paso atrás ante la oficialidad

Hemos visto como se ha centrado el debate en los últimos sobre el comunicado de Euskal Herriko Futbolariak, en el nombre de nuestra selección, Euskadi o Euskal Herria, un debate la verdad muy interesante pero no es el fondo de la cuestión sino un debate sobre la terminología que la verdad está muy bien pero no nos podemos centrar únicamente en la fachada del nombre sino pasar a los hechos, y conseguir al fin la oficialidad de nuestra selección.

 

Leyendo íntegramente el comunicado podemos comprobar como los firmantes no hablan únicamente de la terminología sino de lo fundamental del debate que es lo que expresan en el comunicado al decir que “Los futbolistas vascos, año tras año, hemos tenido el deseo y la voluntad clara de representar a nuestra nación ante el mundo”, y en una palabra la oficialidad de nuestra selección y su preocupación ante que “La Federación Vasca de Fútbol no reconoce a los equipos de fútbol de la Comunidad Foral de Navarra, Lapurdi, Behe Nafarroa y Zuberoa”.

 

Me gustaría que el debate se centrara en la reivindicación, ya que desgraciadamente a día de hoy,  no se reconoce a nuestro pueblo, el derecho colectivo de tener una selección propia, por lo que los deportistas vascos no pueden participar en campeonatos internacionales con la selección vasca. Además, debido a la disciplina federativa, estamos obligados a participar en dichas citas deportivas con unos colores que no muchos deportistas vascos no sienten, representando a los estados español y francés.

 

Pero, ¿Puede ser la selección vasca oficial? La respuesta es SI. Solo hace falta mirar los miembros de la FIFA, donde podemos encontrar varias naciones sin estado. Bueno, tampoco hay que hablar únicamente de fútbol ya que en otros deportes también existen naciones sin estado que compiten a nivel internacional.

Relacionados

 

Euskadi Vs Euskal Herria, por Alain Zamorano

¿Euskadi vs. Euskal Herria? Oficialidad, Unai Ziarreta

EA critica al equipo de Gobierno por no actuar para cobrar la deuda de ARCCO

El concejal de EA Ricardo Burutaran criticó ayer al Gobierno local por “no actuar diligentemente” para cobrar la deuda del centro comercial ARCCO con el Ayuntamiento de Donostia que asciende a 4,3 millones de euros.

El concejal de Eusko Alkartasuna aseguró que el impago de la elevada suma supone “un agravio comparativo con el resto de las concesiones municipales”. Asimismo, destacó que la cifra equivale a un 31% de la reducción de los ingresos del Fondo Foral de Financiación Municipal, uno de los conceptos de importancia que han obligado a rebajar este año el presupuesto municipal aprobado. Así fue como el edil donostiarra explicó que El concesionario siempre consideró «desorbitado» el canon anual que se recogía en el contrato y lo dejó de pagar en 1996, Por lo que desde el grupo municipal de Eusko Alkartasuna se entienede que “el gobierno municipal ha sido incapaz de resolver la cuestión” y ha renunciado a “fiscalizar la gestión del concesionario”. Burutarán afirmó que la deuda no ha dejado de aumentar en todo este tiempo y el gobierno municipal “se ha limitado a mirar para otro lado”.

Comunicado de Euskal Herriko Futbolariak

Después de que la pasada semana, la Federación Vasca de Fútbol hiciera público que en diciembre de este año tendrá lugar el encuentro Euskadi-Irán, los futbolistas vascos (aquí firmantes) suscribimos este comunicado con la intención de dirigirlo a toda Euskal Herria y porque queremos sacar a la luz esta reflexión:

Los futbolistas vascos, año tras año, hemos tenido el deseo y la voluntad clara de representar a nuestra nación ante el mundo en cuantos campeonatos se han organizado. Los pasos que se han dado en este sentido son evidentes; el último, el que dimos el año pasado.

Paso tras paso, la realidad que vivimos hoy los futbolistas vascos se sitúa muy lejos de nuestro deseo y nuestra voluntad. Hoy en día los futbolistas de toda Euskal Herria ni siquiera tenemos una federación que nos reúna a todos.

La Federación Vasca de Fútbol no reconoce a los equipos de fútbol de la Comunidad Foral de Navarra, Lapurdi, Behe Nafarroa y Zuberoa. Así y todo, bajo la creencia de que hay voluntad para dar pasos adelante, hoy por hoy se tienen en cuenta a jugadores de los siete territorios vascos a la hora de construir la selección masculina a nivel nacional. En este sentido hay que entender el paso que dimos el año pasado, de ahí viene el nombre y la esencia de la SELECCIÓN DE EUSKAL HERRIA.

Los miembros de la Federación Vasca de Fútbol mantuvieron en septiembre una reunión con una representación de los futbolistas. Con intención de explicar cómo estaban las cosas de cara al partido de estas Navidades, nos pusieron sobre la mesa dos posibles opciones: una, este año, desdeñar el paso del año pasado y jugar con el nombre de ‘Euskadi’; dos, de no aceptarse la primera, no jugar el partido. En sus palabras; no estaban totalmente de acuerdo con ninguna de las dos opciones; pero decían que no tenían otra salida.

Nos explicaron claramente por qué y por mandato de quién ha habido que cambiar el nombre EUSKAL HERRIA, le corresponde a la Federación Vasca de Fútbol explicarlo. Nosotros no entraremos en este asunto.

Además de no haber en estos momentos una federación nacional que reúna a todos los deportistas vascos en la Comunidad Autónoma Vasca, no hay voluntad ni intención alguna por parte de las actuales federaciones de la Comunidad Autónoma Vasca de dar pasos en este sentido. Es más, quieren echar atrás cuantos pasos hacia adelante se den en esa dirección. Quizás los mismos que hoy en día quieren echar para atrás la denominación, puede que mañana quieran dar marcha atrás en la composición de una selección (que en estos momentos reúne a futbolistas de los siete territorios) y crear una selección de la Comunidad Autónoma Vasca como sucede en otros deportes.

Los deportistas de Euskal Herria no estamos dispuestos a retroceder. Nosotros queremos representar a una nación de siete territorios y 21.000 kilómetros cuadrados y es lo que hoy recibe el nombre de ‘EUSKAL HERRIA’. Todos sabemos qué problema existe con la denominación EUSKAL HERRIA. Desde las instituciones han vaciado de contenido la palabra, el término EUSKADI. A la nación formada por Araba, Behe Nafarroa, Bizkaia, Gipuzkoa, Nafarroa Garaia, Lapurdi y Zuberoa se le llama ‘Euskal Herria’.
Por ejemplo:

-El 25 de octubre, la palabra ‘Euskal Herria’ llamó a la participación ciudadana en un acto organizado por el Gobierno de Vitoria.
-El año pasado, los miles de euskalzales que llenaron las calles de Bilbao corearon el lema ‘Euskal Herria una nación, una selección’.

Este año, jugar con el nombre ‘Euskadi’ sería dar un paso atrás en el acuerdo alcanzado el año pasado entre la Federación Vasca de Fútbol y los jugadores, al aceptar el nombre ‘Euskal Herria’.
¿Por qué quieren obligarnos a retroceder a los deportistas de Euskal Herria?
Los deportistas de Euskal Herria no estamos dispuestos a retroceder. El año pasado convertimos en realidad un sueño, y no dejaremos que vuelva a convertirse en un sueño. Los deportistas no retrocederemos.

Los futbolistas de Euskal Herria mantenemos nuestra palabra y compromiso ante Euskal Herria y los aficionados. Estamos dispuestos a mantener el camino emprendido y avanzar. En la medida en que seamos seleccionados, estamos dispuestos para jugar, y ese es nuestro deseo.

Sabían, porque se lo dijimos, que retroceder podría tener como consecuencia no jugar el partido. Nosotros les pedimos que mantengan la decisión que consensuamos el año pasado, para que no vayamos hacia atrás en la posibilidad de conseguir que la Selección de Euskal Herria pueda participar en campeonatos oficiales como pueblo.

Ellos se han echado atrás en la decisión tomada, ellos son los que no han cumplido su palabra y ahora, a ellos les compete corregirlo. Si no es así, NOSOTROS NO IREMOS A JUGAR EL PARTIDO. Y la responsabilidad será de ellos.

Firmantes:

Aitor Ocio, Ander Iturraspe, Ander Murillo, Andoni Iraola, Armando Ribeiro, Carlos Gurpegi, David Lopez, Fernando Amorebieta, Fernando Llorente, Fran Yeste, Gorka Iraizoz, Igor Gabilondo, Iñaki Lafuente, Iñaki Muñoz, Iñigo Velez de Mendizabal, Ion Velez, Jabi Casas, Jabi Martinez, Joseba Del Olmo, Joseba Etxeberria, Joseba Garmendia, Koikili Lertxundi, Markel Susaeta, Mikel Balentziaga, Pablo Orbaiz, Ustaritz Aldekoaotalora y Xabier Etxeita del Athletic, Carlos Martinez, Dani Estrada, Eñaut Zubikarai, Gorka Elustondo, Iñigo Diaz de Cerio, Jon Ansotegi, Markel Bergara, Mikel Aranburu, Mikel Labaka, Xabi Prieto y Xabi Castillo de la Real Sociedad, Arnaud Basacq, Gregory Lefebre, Laurent Sautier, Maxime Pageault y Nicolas Lafitte del Angelu Genets, Gaizka Garitano, Iban Fagoaga e Iñigo Kalderon del Alaves, Jerome Aranzet, Jerome Lalane, Julien Laporte, Marc Estrade, Sebastien Camiade y Ximun Duhour del Aviron Bayonnais, Aritz Aduriz del Mallorca, Gari Uranga del Castellón y Josu Sarriegi del Panathynaikos. Ainara Herrero, Ainhoa Mateos, Aintzane Encinas, Ana Magaña, Ane Orbegozo, Ane Ormazabal, Eli Sarasola, Estibalitz Aizpurua, Evelyn Santos, Irene Paredes, Itsaso Garcia, Itxaso Navaskues, Larraitz Lucas, Leire Landa, Maialen Zelaia, Maite Lizaso, Naiara Elgorriaga, Oihana Galdona, Sandra Ramajo, Sokoa Garate y Sonia Lopez jugadoras de la Real Sociedad, Ainhoa Tirapu, Amaia Lambarri, Amaia Olabarrieta, Andere Legina, Arrate Rueda, Eba Ferreira, Eider Hidalgo, Eleia Gangoiti, Eli Ibarra, Erika Vazquez, Garráis Unibaso, Iragarne Piñero, Iraia Iturregui, Irune Murua, Joana Flabiano, Marta Moreno, Nekane Diez, Nerea Perez, Paula Mateo, Sandra Garcia, Tzibi Juaristi, Vanesa Rodríguez y Zuriñe Gil del Athletic y Gurutze Ferbabdez del Levante.

Otros futbolistas y ex futbolistas:

Agustin Aranzabal, Agustin Gajate, Aitor Fresán, Aitor Huegun, Aitor Larrazabal, Aitor Lopez Rekarte, Andoni Lakabeg, Antonio Karmona, Arantza Andres, Asier Garcia Fuentes, Belen Gonzalez, Bittor Alkiza, Bixente Oiarzabal, Bixio Gorriz, Egoitz Sukia, Endika Guarrotxena, Galder Izaola, Igor Arenaza, Igor Jáuregui, Iker Sarriegi, Iñaki Zabala, Inaxio Kortabarria, Iñigo Arriola, Ismael Urzaiz, Jabi Guruzeta, Javier Olaizola, Jokin Uria, Jon Perez Bolo, Joseba Arregi, Joseba Lizaso, Juanjo Elgezabal, Leire Zabala, Luis Mari Lopez Rekarte, Lutxo Iturrino, Manu Urbieta, Mikel Etxabe, Mikel Lasa, Mikel Loinaz, Nerea Onaindia, Oskar Artetxe, Ritxi Arrien, Ritxi Mendiguren, Xabi Oliden y Xanti Bakero.

Tribuna Abierta (Preparar el post-capitalismo)

Preparar el post-capitalismo

 

“Las revoluciones se producen, generalmente, en los callejones sin salida”, decía Bertolt Brecht. Los que hemos nacido tras la Segunda Guerra Mundial hemos vivido una inusual época de bonanza y de prosperidad económica sin parangón a lo largo de nuestra historia. No hace mucho, en tiempos de nuestros bisabuelos, nuestra gente se marchó a Argentina o Idaho por la crisis de 1870, por poner un ejemplo, en la que la gente se moría de hambre. El ejemplo más claro de aquello es la hambruna irlandesa. Precisamente, estos días se debería conmemorar el 79 aniversario de la crisis del 29. Cabe decir que en aquella crisis un día la Bolsa de Nueva York se desplomó.

 

En aquel momento la clave de la recuperación estuvo en dos cuestiones: los americanos se echaron la culpa a sí mismos de la crisis y con esperanza afrontaron su recuperación y, por otro lado, sólo se recuperó EEUU una vez bien entrada la Segunda Guerra Mundial.

 

El actual modelo, tal y como lo conocemos, el liberalismo capitalista, es un elemento que trae consigo la crisis de forma estructural. Es curioso que Adam Smith realmente lo que pedía con la mano invisible sobre la economía era que el Estado interviniera sobre los gremios de entonces, auténticos lobbys de presión y corporativos que impedían el desarrollo de la economía. Es decir, pedía libertad desde el Estado británico, en este caso.

 

La primera patria del liberalismo tuvo durante el siglo XIX una política proteccionista, lo mismo que EEUU, que únicamente se decidió a apostar por el libre cambio una vez asentada su industria. Esto pone en evidencia que por un lado está la teoría en materia económica y, por otro, las prácticas de cada país. Y las crisis cíclicas capitalistas, desde su inicio formal, hace cinco siglos, han ido profundizándose en intensidad hasta llegar a 1929.

 

Aquella crisis fue un punto de inflexión. Apareció John Maynard Keynes, quien rescató el capitalismo de su definitivo deceso introduciendo medidas correctoras al mal llamado libre mercado (que no lo es pues no se dan todas las condiciones teóricas en casi ningún caso).

Con la desregulación galopante inaugurada por Thatcher y Reagan y acentuada por George W. Bush, el sistema se encuentra ante el reto de afrontar otra gran crisis. Las bolsas se desploman día sí, día también. Y ante eso no cabe sino ir a las raíces de la crisis. Y afrontar los retos de futuro con la vista ante lo que pueda venir, pero sin olvidar de dónde se viene, cuál ha sido la trayectoria del capitalismo y cómo nos ha afectado en su versión pura, entre 1945 y 1975, de implantación efectiva del Estado (keynesiano) del Bienestar.

 

Cuando un gobierno ante una crisis es capaz de olvidar todo principio ideológico para resolver un problema puede ser loable, según circunstancias, pero lo que están haciendo los gobiernos de Europa y Estados Unidos es inconcebible: se plantean la nacionalización de los recursos financieros corruptos para salvar las instituciones financieras. En vez de pensar en salvar a los ciudadanos de las hipotecas, de las deudas contraídas y demás cuestiones ligadas a las tasas de interés elevadas y al alto incide del Euribor.

 

El actual modelo está amortizado. Cuando un modelo no tiene contraparte, a la larga acaba perdiendo el rumbo, radicalizándose y produciendo incontinencia en la contención a los límites de lo que puede o no puede hacerse. El criterio de precaución es de los primeros en desaparecer. Ante eso debemos retomar la senda de la reflexión serena de todo el modelo. Y darle una respuesta adecuada. También desde Euskal Herria. Y más desde la izquierda, desde la socialdemocracia. Pensar en la disyuntiva que nos plantea Wallernstein: retroceder a un sistema donde las libertades estén más restringidas y la libertad económica sea más bien escasa, o iniciar la búsqueda de un nuevo sistema basado en las personas, a escala humana, que responda a las necesidades de la ciudadanía, donde la política sea la que marque las normas de juego, donde la democracia sea participativa y se pueda opinar no sólo cada cuatro años en unas urnas, con una sociedad civil dinámica. Éste es el reto.

 

Nuestra historia reciente en la Europa que nos ha tocado vivir ha sido una oportunidad para hacer posible nuestro actual status económico y social. Y es en este marco en el que debemos hacer esta reflexión. Con nuestros aliados y amigos que pensamos en estas claves para ir creando un debate a nivel europeo con clave de avance hacia esa Europa unida en la diversidad que marca como lema la actual UE, con marcado acento social y progresista en lo social y económico.

Parafraseando a Hegel, el economista hace economía cuando ésta ya ha pasado. Por eso mismo nuestro compromiso con la política ha de ser más fuerte que nunca en la defensa de nuestro futuro común en paz y en bienestar. No podemos hacer más, ni debemos hacer menos.

 

Alain Zamorano Secretario General de Gazte Abertzaleak

Juan Carlos Pérez  Secretario de Socioeconomía de Gazte Abertzaleak

<!– –>

Armas bajo control

Leo en la web de Amnistia Internacional que el pasado 31 de octubre, 147 Estados miembros de Naciones Unidas han apoyado de forma abrumadora la continuidad del proceso de creación de un Tratado Internacional sobre Comercio de Armas. Un resultado notablemente superior a los 139 Estados que en octubre del 2006 respaldaron el inicio del proceso, hecho que muestra el creciente consenso mundial a favor de un Tratado sobre Comercio de Armas.

Esto ha sido posible gracias a millones de activistas de todo el mundo que apoyan la campaña Armas bajo Control, campaña conjunta de Amnistía Internacional, IANSA y Oxfam, para denunciar que más de 1.000 personas mueren cada día a causa de las armas de fuego y otros miles más mueren por causas indirectas derivadas de la violencia armada, o son forzados a huir de sus casas, secuestrados, violados o torturados. El comercio irresponsable de armas aviva el conflicto, la pobreza y los abusos sobre los derechos humanos.